¿Tiene mi hijo síntomas depresivos?

La Depresión forma parte de los Trastornos del Estado de Ánimo, provocando grandes deterioros a nivel personal, social, académico, laboral y familiar. Es un trastorno muy incapacitante y va asociado a un gran malestar tanto en la infancia como en la vida adulta. La Depresión Infantil cursa con inmadurez emocional y con falta de recursos de los pequeños para gestionar sus emociones, afectando notablemente a varias áreas de desarrollo del niño.

La Depresión en la Infancia afecta aproximadamente al 5% de los pequeños, siendo más frecuente en la adolescencia y en la vida adulta.  En la Infancia no hay diferencias entre los niños y las niñas, no obstante, en la adolescencia la incidencia en las niñas es más alta.

Tipos de trastornos depresivos en Niños y adolescentes

Según el DSM-5, Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales, los trastornos depresivos más comunes que aparecen en la Infancia y adolescencia son los siguientes:

Trastorno Disruptivo del Estado de Ánimo en niños y adolescentes

El Trastornos Disruptivo del Estado de Ánimo en la Infancia y adolescencia se caracteriza por irritabilidad persistente y por episodios de descontrol en conducta extremos. Los pequeños se encuentran muy irritables y presentan dificultades en la capacidad de controlar su conducta, presentando graves estadillos de humor y de furia diariamente, desproporcionados con la situación que los provoca.

Este trastorno ha de aparecer entre los 6 y 18 años, no obstante, suele aparecer antes de los 10 años.

Depresión Mayor en niños y Adolescentes

Psicólogos especializados en Depresión Infantil

La Depresión Mayor provoca una gran irritabilidad y una disminución del placer o del disfrute de las actividades diarias en los pequeños. Ocasiona un estado de ánimo deprimido, no obstante, los pequeños no suelen saber describir como se sienten, recurriendo para ello a frecuentes quejas somáticas (por ejemplo dolores de cabeza o vientre). Además, mantienen una triste expresión facial o una escasa comunicación visual.

Este trastorno suele provocar gran fatiga o falta de energía casi diaria, al igual que sentimientos de culpa y de inutilidad. También, los peques pueden presentar ideas suicidas, por lo que es necesario intervenir lo antes posible en esta afectación. Pueden llevar a cabo conductas de riesgo de forma reiterada como si se tratara de un juego y, en muchas ocasiones, desarrollan conductas autolesivas (comportamientos en los que se producen daños físicos directos).

La Depresión Mayor en niños y jóvenes casi siempre está asociado a problemas de sueño y de peso, ya que los niños y adolescentes que sufren Depresión Mayor suelen tener un peso menor al esperado por su edad de desarrollo.

Trastorno Depresivo Persistente o Distimia

El Trastorno Depresivo Persistente o Distimia presenta los mismo síntomas que los niños o jóvenes que sufren Depresión Mayor. La diferencia que existe entre ambas situaciones clínicas es la duración de los síntomas. Para diagnosticar este trastorno el niño o adolescente ha de presentar estos síntomas durante al menos un año.

Síntomas depresivos en Niños y Adolescentes

A continuación, se exponen algunas de las características principales que muestran los pequeños que sufren Depresión Infantil:

  • Irritabilidad.
  • Disminución del placer o disfrute de las actividades diarias del pequeño.
  • Ha perdido el interés por sus juegos favoritos.
  • No quiere jugar con sus amigos o familiares.
  • El pequeño no alcanza el peso esperable para nivel de desarrollo, o aumenta considerablemente.
  • Protestas muy frecuentes.
  • Rabietas y berrinches casi diarios.
  • Muy sensible ante el rechazo o el fracaso.
  • Malestar general.
  • Quejas somáticas, como pueden ser dolor de estómago y/o de cabeza…
  • Problemas de conducta.
  • Alteraciones del sueño.
  • Falta de concentración/atención.
  • Agitación o enlenticimiento motor.

Solicitar más información

¿Qué origina la Depresión Infantil?

En la aparición de la sintomatología depresiva infantil y adolescente intervienen disitintos factores, destacando algunos aspectos personales y sociales.

Entre los aspectos personales que suponen un factor de riesgo para la Depresión Infantil y depresión adolescenteencontramos factores neuroendocrinos y neurológicos y determinadas características en la personalidad del niño o adolescente. Entre las más destacadas encontramos las siguientes:

  • Inestabilidad emocional e introversión.Terapia Psicológica para la Depresión en jóvenes
  • Desesperanza y frecuentes pensamientos automáticos.
  • Rumiación.
  • Estilo atributivo interno para fracasos y hechos negativos y un estilo atributivo externo para éxitos y hechos positivos.
  • Baja autoestima.
  • Inseguridad y baja percepción de autoeficacia.

Con respecto a los factores sociales, los más frecuentes se muestran a continuación:

  • Estilo de apego desarrollado: el desarrollo de un apego inseguro constituye un factor de riesgo muy importante para el desarrollo de la depresión infantil.
  • Depresión materna.
  • Hostilidad y desafecta en la infancia del pequeño, tanto en sus cuidadores como en sus profesores.
  • Acontecimientos negativos y estresantes: muerte de un familiar, cambio de colegio, bajo rendimiento académico…

Consecuencias de la Depresión Infantil

Las consecuencias de la Depresión Infantil y la Depresión en Jóvenes se hacen muy notables en un corto periodo de tiempo. Se ven afectadas el área personal, académica o escolar, social y familiar.

  • En primer lugar, las consecuencias en el contexto escolar aparecen al poco tiempo de la instauración de la depresión. Presenta asociado un bajo rendimiento académico, dando lugar a casos de fracaso escolar.
  • Por otra parte, las relaciones que mantiene con sus familiares y con sus iguales se ven muy afectadas, debido a su inestabilidad emocional y al aislamiento al que recurren muchos niños y adolescentes. La Depresión Infantil y Depresión en jóvenes suele provocar desinterés por el mantenimiento de relaciones sociales, ocasionando que el pequeño no quiera participar en actividades lúdicas con otras personas. Por ello, provoca una gran alteración en su desarrollo social e intelectual.
  • La depresión va a provocar una disminución de la autoestima y del autoconcepto, sintiéndose culpable constantemente y desarrollando un estilo atributivo negativo.

¿Por qué es importante realizar una Intervención Psicológica en la Depresión Infantil?

Realizar una Intervención Psicológica en la Depresión Infantil es fundamental para evitar las consecuencias negativas que supone en numerosas áreas de desarrollo del pequeño.

Llevar a cabo una Terapia Psicológica en los niños y adolescentes con Depresión permite prevenir el fracaso escolar, una menor alteración de la autoestima y del autoconcepto y provocar una mejora de las relaciones sociales y familiares. Posibilita el desarrollo de habilidades sociales y personales para modificar el estilo de atribución negativo característico de la Depresión.

Desde el primer momento en la Intervención Psicológica se trabaja con la realización de actividades sociales y placenteras para el niño o adolescente.

Cita Previa Psicólogo Infantil y Adolescente especialista en Trastornos del Estado de Ánimo

Si quieres pedir cita o solicitar más información sobre nuestra metodología de tratamiento solo tienes que rellenar el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Si lo deseas también puedes llamar al teléfono de información y cita previa ☎ 685497607.

Su nombre (requerido)

Edad del niñ@ (requerido)

Su e-mail (requerido)

Teléfono de contacto (requerido)

Su mensaje

*Acepto Aviso Legal-Política Privacidad

 

¿Cuánto valoras esta información?:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…