Enfermedad Crónica y Duelo en la Infancia y la Adolescencia

La aceptación de una enfermedad crónica propia o de un familiar cercano, al igual que la superación del proceso de duelo de un familiar, son dos situaciones muy estresantes en la vida de los pequeños y adolescentes. Ambas situaciones provocan alteraciones en muchas áreas de su vida cotidiana, social, laboral, familiar y personal. El estado de ánimo se ve afectado notablemente, predominando un estado depresivo y síntomas de ansiedad. De la misma forma, afecta a las relaciones sociales, ya que muchos jóvenes recurren al aislamiento o dejan a un lado sus amistades.

Enfermedad Crónica

Aceptar una enfermedad crónica propia o de un familiar cercano plantea un gran reto para el pequeño o el joven. Este proceso de aceptación es un proceso largo, donde obtener información sobre la enfermedad va a ayudar a que este proceso se realice de forma más adecuada. Además, adoptar un papel activo en el tratamiento de una enfermedad crónica ayuda a sentirse más fuerte y preparado para enfrentarse a ella.

Tras el diagnóstico de una enfermedad crónica el pequeño o joven suele sentirse confuso y vulnerable. La búsqueda de información también va a ayudar positivamente a que la perspectiva del progreso de la enfermedad sea más positiva y a que disminuya la incertidumbre producida al principio del diagnóstico.

Enfermedad Crónica en el Niño o Adolescente

Entre un 10-20% de los niños y jóvenes Psicólogos Especialistas en proceso de duelo y enfermedad crónica en Infancia y Adolescenciase ven afectados por una enfermedad crónica. Tanto los más pequeños como los adolescentes sufren un gran cambio en todas las esferas de su vida, por ello, es fundamental que reciban Asistencia Psicológica al igual que Médica. Los niños con enfermedades crónicas pueden presentar muchas limitaciones en la realización de algunas actividades sociales con sus compañeros de clase o amigos, por lo que el contexto social del pequeño o adolescente se ve muy afectado tras la aparición de la enfermedad. Del mismo modo las propias afectaciones físicas de la enfermedad hacen que el pequeño o joven no pueda asistir al colegio, por lo que el área académica también se ve muy afectada.

Con respecto a la familia, se produce una gran alteración de las normas y la dinámica familiar. Muchos padres comienzan a sobreproteger al peque o adolescente, niegan la situación e incluso se sienten culpables por ello. Toda la atención de los progenitores se centra en el pequeño o joven que padece la enfermedad, restando atención al resto de hermanos.

En cuanto al área personal, el pequeño o adolescente sufre una gran afectación en su estado de ánimo y en la propia identidad, por lo que resulta fundamental una Intervención Psicológica.

En niños  y adolescentes las enfermedades crónicas más frecuentes son asma, diabetes e inflamación intestinal.

El asma es una enfermedad que suele diagnosticarse en la infancia. Consiste en una inflamación pulmonar en la que ciertos estímulos provocan la inflamación de las vías respiratorias y su estrechamiento temporal, lo que dificulta la capacidad respiratoria.

Con respecto a la diabetes, es una enfermedad que impide la creación de insulina suficiente en el páncreas o, la incapacidad de utilizarla cuando el organismo la necesita.

La inflamación intestinal afecta al tubo digestivo provocando la inflamación de alguna de sus partes. Se distinguen dos tipos de enfermedades: la Colitis Ulcerosa y la Enfermedad de Crohn.

Enfrentarse a estas enfermedades requiere enfrentarse a las molestias físicas y al dolor que conllevan, tomar muchos fármacos y cambiar el estilo de vida habitual de la personas, lo cual está asociado a ciertos cambios a nivel emocional. El estado de ánimo del niño o adolescente está muy relacionado con el empeoramiento de la enfermedad y con la aparición de crisis, por ello, es muy importante tratar el estado de ánimo del pequeño o joven para evitar este empeoramiento.

A continuación, se muestran una serie de orientaciones y pautas que se recomiendan seguir para conseguir un mejor afrontamiento del diagnóstico de Enfermedad Crónica:

  • Aceptar el diagnóstico y normalizar la situación.
  • Obtener la máxima información posible sobre la enfermedad crónica posibilita una mayor percepción del control de la propia enfermedad, potenciando un futuro menos angustioso e inseguro. Si el niño es muy pequeño, es importante que se adapte esta información a su lenguaje y comprensión, para conseguir disminuir el posible miedo a la incertidumbre.
  • Establecer relaciones con otros pequeños y jóvenes que sufren una enfermedad crónica, esto les permitirá compartir experiencias y emociones. Los pequeños y adolescentes se sentirán identificados con el resto de compañeros, favoreciendo que se sientan cómodos para hablar de su enfermedad.
  • No centrar solo la atención en la enfermedad, sino potenciar el propio conocimiento de las fortalezas y las virtudes del pequeño o adolescente.
  • Mantener lo máximo posible las mismas rutinas y actividades extraescolares.
  • Potenciar las redes de apoyo social.
  • Mantener una actitud positiva, lo cual se asocia con una mejor recuperación de la enfermedad y, además, una mayor calidad de vida.

Solicitar más información

Enfermedad Crónica en un familiar muy cercano al Niño o Adolescente

El diagnóstico de una enfermedad crónica en un familiar cercano afecta notablemente al área emocional de los pequeños o adolescentes. Produce sentimientos de pérdida, ansiedad, culpabilidad y un estado de ánimo deprimido.

En los familiares cercanos a la persona que sufre una enfermedad crónica resulta fundamental mantener una actitud positiva. Esta actitud positiva no solo favorece los sentimientos del pequeño o adolescente relacionados con la pérdida, sino que también ayuda a mantener un buen estado de ánimo al familiar que sufre la enfermedad.

También es importante darles toda la información posible sobre la enfermedad sufrida, de forma que la incertidumbre que presentan disminuya y vean el futuro de su familiar desde una perspectiva más positiva.

Duelo en la Infancia y Adolescencia

El duelo en la Infancia y la Adolescencia se realiza de diferente forma al proceso de duelo de los adultos, además, varía en función de la edad del pequeño o joven.

Los pequeños y los adolescentes son conscientes de la muerte cuando muere alguien que es significativo para ellos y de los cambios que suceden a su alrededor en el contexto familiar.

Muchos padres piensan que si no muestran su dolor ante la pérdida del familiar protegerán al joven o adolescente del dolor y sufrimiento que conlleva una pérdida. Cuando los padres le impiden esta experiencia de duelo a los pequeños o jóvenes, pensando que así van a ser más felices, se dificulta que desarrollen las habilidades necesarias para enfrentarse a situaciones que inevitablemente van a tener que afrontar en su vida. Además, los pequeños y jóvenes aprenden por aprendizaje vicario, por lo que si ven a los padres silenciar sus sentimientos y emociones, aprenderán que deben fingir y ocultar sus sentimientos.

La mejor forma de afrontar una pérdida es Tratamiento Psicológico duelo y enfermedad crónica infancia y adolescencia que los padres comuniquen la pérdida a los pequeños y/o adolescentes utilizando un lenguaje adecuado a su edad. Puede ser favorable que los padres incluyan a sus hijos en las actividades familiares relacionadas con la pérdida del familiar, no obstante, los más pequeños es mejor que se mantengan apartados de estas situaciones ya que pueden no entender la finalidad de las mismas y asustarse. Además, es esencial que le animen a expresar y compartir sus sentimientos y emociones con respecto a la pérdida del familiar cercano.

¿Por qué es importante realizar un Tratamiento Psicológico en la Aceptación de una enfermedad crónica y en el proceso de Duelo en la Infancia y Adolescencia?

Tanto el proceso de aceptación de una enfermedad crónica propia o de familiares cercanos, como el proceso de duelo tras la pérdida de un familiar suponen dos situaciones muy estresantes en la vida de los peques y los adolescentes. Si no se realizan de forma adecuada suponen una gran afectación para la todas las áreas de la vida de los pequeños o jóvenes. Estas situaciones estresantes si no se superan de forma correcta están asociadas a problemas de conductas y a un rendimiento escolar bajo.

Por ello, es fundamental realizar una Intervención Psicológica en ambos casos para que el proceso de duelo y la aceptación de la enfermedad crónica se realice con éxito.

Además, la superación del duelo de los padres del niño va a influir en el proceso de superación de la pérdida del pequeño o adolescente. Muchos padres se encuentran estancados ante la pérdida de un familiar, provocando que los pequeños alarguen este proceso de duelo. En este caso, es importante también que la familia realice una Intervención Psicológica para superar de forma adecuada la pérdida del familiar cercano.

Psicólogos especialistas en duelo y enfermedad en niños y adolescentes

Si quieres pedir cita o solicitar información sobre la metodología de nuestros tratamientos solo tendrás que rellenar el siguiente formulario de contacto y dejarnos tus datos para que nuestro departamento de información y cita previa se ponga en contacto siguiendo tus preferencias:

Su nombre (requerido)

Edad del niñ@ (requerido)

Su e-mail (requerido)

Teléfono de contacto (requerido)

Su mensaje

*Acepto Aviso Legal-Política Privacidad

¿Cuánto valoras esta información?:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…