¡Mi hijo no quiere comer!

Los problemas de alimentación son muy comunes en la infancia, ya que muchos peques no comen lo suficiente o, por el contrario, comen demasiado. Es muy frecuente que los niños se nieguen a comer ciertos tipos de alimentos y exijan a los padres alimentos inadecuados para su crecimiento. Además, es muy común que algunos pequeños tengan comportamientos inapropiados a la hora de comer, como levantarse constantemente del asiento, tirar la comida al suelo, tardar mucho en la comida…La realidad es que en estas familias, la hora de la comida se convierte en una auténtica batalla tanto para los peques como para padres y madres. ¡Sufren todos!

Problemas de alimentación en niños pequeños

La base de los trastornos de alimentación en la Infancia suele ser problemas de conducta, originados por una mala experiencia en la conducta alimentaria o por el miedo de realizar la ingesta de alimentos sólidos.Terapia Psicológica Trastornos de la Alimentación

Una situación muy frecuente suele ser el miedo materno o paterno al atragantamiento. Esta situación provoca que el cambio de alimentación triturada a la sólida se retrase, lo que puede originar anormalidades y problemas.

Otro de los problemas más comunes por los que las familias acuden a consulta es que su peque no quiere realizar el cambio de las comidas propias de bebes a las comidas de un niño de mayor edad, es decir, el paso de la comida triturada a la sólida. En estos casos los peques se niegan a masticar y los padres por miedo acaban cediendo y siguen triturando los alimentos.

Problemas de alimentación en niños de preescolar y primaria

Dificultades de alimentación por rechazo de determinados tipos de alimento

Otro problema muy frecuente es que los niños se niegan a comer ciertos tipos de alimentos. Normalmente, se debe a que el cambio previo de una alimentación líquida a una sólida no siguió unas pautas correctas.Terapia Psicológica para los Problemas de Alimentación en la Infancia

Problemas de alimentación en niños muy delgados

Cuando los niños pequeños son muy delgados y además se complica en momentos evolutivos concretos como el inicio de la guardería o preescolar, e incluso cambios familiares la familia suele atravesar una situación muy difícil y de máxima preocupación. En estos casos de forma complementaria a las sesiones familiares para establecer pautas conductuales y emocionales saludables se recomienda la correcta valoración en pediatría. Una vez confirmado el estado de salud (suele ser lo más frecuente) solo seguimos con la intervención psicológica en la consulta de psicología infantil.

Niños con sobrepeso y obesidad.

Actualmente las cifras de peques con sobrepeso y obesidad infantil han aumentado considerablemente en los últimos años, debido a los malos hábitos alimenticios y al sedentarismo. Los niños con sobrepeso y obesidad poseen un índice de masa corporal superior al aconsejado para su edad y talla.

La obesidad infantil tiene consecuencias emocionales muy importantes, provocando una baja autoestima en los peques. Además, las consecuencias físicas son evidentes, estos pequeños corren el riesgo de padecer obesidad en la vida adulta y con ello las enfermedades asociadas.

Ingesta de sustancias no nutritivas. Pica

Por otro lado, existen otros problemas en la infancia relacionados con la comida como por ejemplo, la pica. Un problema cuya característica esencial es una ingestión persistente de sustancias no nutritivas, la sustancia típica tiende a variar con la edad. Los niños pequeños suelen comer pintura, yeso, cuerdas, cabellos o ropa. Los niños de más edad pueden comer excrementos de animales, arena, insectos, u hojas.

¿Por qué mi peque no quiere comer?

Las causas de los problemas de alimentación en niños pueden ser varias:

  • Pérdida de apetito debido a una enfermedad crónica, lo cual conllevaría la negación a comer cualquier tipo de alimento. En estos casos, primero se hace el diagnóstico desde pediatría y una vez se haya realizado el correcto diagnóstico se valora la intervención psicológica más adecuada, tanto para la familia como para el pequeño.
  • Miedo a la alimentación. Al pequeño le da miedo comer algunos tipos de alimentos debido a una situación traumática o difícil, es decir, a una mala experiencia de aprendizaje con esa clase de alimentos.
  • Imitación de conductas de familiares cercanos
  • Situaciones socio-familiares difíciles. En determinadas familias nos encontramos situaciones en las que hay alguna complicación emocional por fallecimiento de algún miembro, separación o divorcio y la situación emocional está en la base de las dificultades con la alimentación.

¿Por qué es importante realizar una Intervención Psicológica en los problemas de alimentación?

Estos problemas en la conducta alimentaria suelen provocar mucha tensión y problemas emocionales en la familia, Psicólogos Especialistas en Problemas de Alimentación Infanciadisminuyendo su calidad de vida. A menudo la hora de la comida se convierte en una autentica batalla entre padres e hijos, donde, en caso de los pequeños, causan numerosas rabietas y los padres terminan cediendo a sus exigencias. Es por ello por lo que se hace necesario intervenir en estos problemas, puesto que previene que en un futuro se den problemas de conducta mayores.

Además, resulta muy importante solventar estos hábitos para que en un futuro no aparezcan problemas nutricionales derivados de la ingesta de alimentos que no nutren lo suficiente para el crecimiento del niño o adolescente.

¿Cómo se ha de intervenir en los problemas alimenticios de la infancia?

Antes de comenzar a tratar los problemas alimenticios, es necesario observar si la causa de que el niño no coma es una enfermedad orgánica o si, por el contrario, tiene su origen en aspectos psicológicos. Muchos de los problemas que se dan en la alimentación de los peques tienen como base un problema conductual.

 Tratamiento de los problemas de conducta de alimentación

En caso de que se trate de un problema de alimentación con base conductual, lo primero que realizaremos es un cambio en su ingesta diaria. Los padres deben ir introduciendo nuevos alimentos de manera progresiva y atractiva, utilizando para ello las preferencias alimentarias de los pequeños. No obstante, es normal que a los pequeños no les gusten todos los tipos de alimentos, al igual que nos ocurre a nosotros. Por ejemplo, si a nuestro pequeño de todas las frutas hay dos que no le gustan podemos optar por otras que contengan los mismos nutrientes, en lugar de obligarle a comer estas dos.

Por otro lado, se llevará a cabo una intervención psicológica para tratar los problemas conductuales que estén interfiriendo en la ingesta de los alimentos.  Además, se guiará a los padres para que sigan una serie de pautas a la hora de la comida. Es muy esencial que para el pequeño la hora de la comida sea un momento tranquilo y agradable junto con todos los miembros de la familia, aprendiendo de ellos la importancia de una alimentación sana.

Cita Previa Psicólogo Infantil especialista en Problemas de alimentación Infantiles

Si al leer esta sección te has identificado y en casa tenéis dificultades de alimentación en vuestros hijos lo mejor es que actuéis con precisión. Una correcta intervención psicológica facilitara que la familia afronte de forma eficaz las situaciones cotidianas y el peque aprenderá pautas de alimentación saludable. Para  recibir información y concertar la primera cita en el centro de Psicología tienes que rellenar el siguiente formulario:

Su nombre (requerido)

Edad del niñ@ (requerido)

Su e-mail (requerido)

Teléfono de contacto (requerido)

Su mensaje

*Acepto Aviso Legal-Política Privacidad

¿Cuánto valoras esta información?:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…